Hoy, festividad de San Juan, santo patrono, celebro que los fuegos y hogueras sirvan también para quemar los fantasmas que persiguen a todo escritor. Me refiero a la sequía de ideas, al olvido de las grandes casas editoriales, o al pavor que da enfrentarse cada día, en silencio, a un folio en blanco que no devuelve ningún feedback… Hoy rompo por momentos la orientación de este blog para compartir con vosotros el que una de mis criaturas esté ya dando brincos por las calles, recorriéndolas bajo la apariencia de pliegos de papel convenientemente cosidos por el lomo y con su ISBN, a modo de chip identificador, bien indicado en el verso de la portada. Creedme que es una sensación hermosa y alegre. La criatura se llama “Cuentos de indagación y neurosis” y viene al mundo de la mano del Ateneo de La Laguna y de Caja Canarias, eficientes comadronas que han asistido a la parte final del parto. Aprovecharé pues para presentárosla y hablaros un poco de ella.

La idea del libro se gestó hace casi tres años. Por aquel entonces, tenía dos o tres relatos viejos que me había puesto a retocar y que me hicieron ver una línea de trabajo. Me marcaban una dirección a seguir: una serie de historias que abordasen el tema de locura, o más bien, la estrecha franja que separa a la fantasía de la enajenación. Historias urbanas, con personajes de hoy en día, víctimas en casi todos los casos de una rebelde necesidad de profundizar en un suceso o asunto; cuando no directamente de sus quimeras, de sus delirios y neurosis. La música de Miles Davis, que me acompañaba obstinadamente en aquellos días, se encargó del resto. De este modo, escribí El brujo de la Recoleta, un cuento sobre un ilusionista argentino que realiza un peligroso número de magia virtual. Y a partir de él, fueron surgiendo, poco a poco, las demás historias.

El libro se articula en tres partes, a las que hace referencia en el propio título. La primera, Indagación, está compuesta por tres cuentos escritos en primera persona, cuyos protagonistas son narradores obsesivos, si bien aún cuerdos, que comienzan a profundizar en un asunto. Es el caso del psicoterapeuta de El brujo de la Recoleta, ya mencionado; o del ingeniero naval de Balcón con vistas, que abandona de repente todo el andamiaje de su vida para ponerse a rastrear en su pasado; o del arqueólogo de La Tierra de los Silos, al que hacen partícipe de un terrorífico descubrimiento a causa de la construcción de una autovía: unas vasijas con restos humanos.

La segunda parte, Neurosis, recoge tres nuevos cuentos, narrados esta vez en tercera persona. En estos relatos centrales, un ojo oculto espía el comportamiento de unos personajes que, sin ellos buscarlo, traspasan la frágil frontera y comienzan a desarrollar comportamientos científicamente neurasténicos. Es lo que sucede con el tenor de Slifer, que cree ser víctima del conjuro de un dragón; o con el consultor de grandes firmas de Mensajes en pantalla de cuarzo, que se convierte en receptor de extrañas revelaciones en forma de sms; o con el fumigador del cuento de idéntico título, que acaba sucumbiendo al poder de sus intoxicadas alucinaciones.

Los tres cuentos de la tercera y última parte, Indagación y Neurosis, combinan las posibilidades de las anteriores: personajes que rastrean un suceso enigmático y personajes que se hallan definitivamente asentados en el territorio de la locura. Cuentos, por lo tanto, escritos a dos voces. En El hombre buzo, un residente temporal de un barrio periférico asiste al extraño comportamiento de un vecino disfrazado de buzo. En El viaducto, dos amigos artistas narran las desafortunadas peripecias de un tercer amigo común, intoxicado por sus estrictas concepciones en materia de Arte. Finalmente, en Devolución pendiente, un bibliotecario persigue la devolución de un libro, el cual esconde una historia muy triste en conexión con el último préstamo.

Creo que con esta pequeña introducción, arrojo un poco de luz acerca de las nueve historias que componen el libro y os abro el apetito para que os lancéis a leerlas. Supongo que Caja Canarias lo pondrá a la venta en la colección de literatura de su Obra Social y Cultural. Ahora bien, si deseáis haceros de inmediato con un ejemplar, podéis solicitarlo directamente a través de la dirección de correo asociada a esta página web: info@juanbautistarodriguez.com
o bien esperar a la presentación que tendrá lugar en Madrid en los próximos meses y que será anunciada en tiempo y forma por esta web. De cualquier modo, sólo deseo que quien se sumerja en sus páginas disfrute con el descarrío de los personajes del mismo modo que yo he disfrutado imaginándolo y plasmándolo por escrito. Y, ojalá también, con la enjundia de la prosa; si la tuviere.

[Cuentos de indagación y neurosis: Premio de Cuentos Ateneo de La Laguna-CajaCanarias 2008  / Juan Bautista Rodríguez .– Tenerife: Ateneo de La Laguna, 2010 .– ISBN 978-84-931222-9-4]

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *